<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d1352095584779016173\x26blogName\x3dMaladjusted\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://errorvacui.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_PE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://errorvacui.blogspot.com/\x26vt\x3d4321540229517778908', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

About

"So, the life I have made may seem wrong to you. But who ask you anyway? It's my life to ruin, my own wreck..." Or the kind of stuff we said to justify ourselves.

Recent

"Of the life and times of His Royal Divided Persona during His earthly being, and of His return to more banal and simple affairs"

Archives

Un tributo miércoles, 11 de agosto de 2010 |

Este es un tributo para los Chicos Buenos. Aquellos que terminan últimos, que nunca son más que amigos y que soportan horas de lloriqueo y cojudeces acerca de lo idiotas que son los hombres, mientras prueban todo lo contrario aguantando. Esto está dedicado a aquellos que siempre ponen un hombro para llorar, pero que nunca reciben el abrazo completo. Para los que abren puertas y ceden asientos, y dan palmaditas en la espalda… y se sientan pacientemente fuera de los cambiadores de ropa en Ripley y Saga. Esto es en honor de los chicos que reiteradamente recuerdan lo lindas/hermosas/inteligentes/graciosas/sexis que son sus amigas en el momento adecuado, porque saben que la mayoría de chicas necesita esa incansable letanía. Esto es para los chicos con mentes abiertas, con actitudes relajadas, con preocupación verdadera. Esto va en honor de los chicos que respetan cada faceta de una chica: desde su vida privada hasta su teología o su forma de vestir.

Esto va para los chicos que acompañan a sus amigas a casa después de cada fiesta, sin tomar ventaja de la situación. Para los que van con sus amigas a bares y reuniones como guardaespaldas contra el resto de la idiota y babeante población masculina. Para los chicos que saben que una chica busca halagos desesperadamente, y aun así los dan sin reparos. Para los que siempre jugaron legalmente en un juego donde las reglas favorecen a los tramposos. Para los chicos lindos que nunca jamás terminan como novios. Porque ustedes son los menospreciados, los subestimados, los manipulados, los engañados e injustamente abandonados, les dedico esta nota.

Esto es por esa vez que te llenó de mensajes y timbrazos el celu, y cuando la llamaste, te dejó sin saldo desmenuzando las dos frases que el huevón de su novio le dijo cuando salieron. Y aunque sabías que su novio era realmente un huevón -y un imbécil-, le aseguraste que todo estaría bien, que no debía preocuparse por nada. Esto es por la vez que te interrumpió el mejor killing spree de HALO o COUNTER STRIKE de tu vida, porque se bajoneo al ver que en la foto que taggearon en facebook de su última juerguita en Aura –a la cual tu no fuiste… obvio- ella se vio gorda y horrible, aunque se le veía preciosa toda vestidita y maquillada; y tú, claro, apagaste tu juego para invitarle un café y alegrarle la vida un rato. Esto también es por ese fin que no consiguió con quien salir, y te arrastró a esa fiesta donde no conocías a nadie, no había nada de trago y ella coqueteo descaradamente contigo para luego decirle a todo el mundo “¡nada que VER! ¡SI SOMOS PATAZAS!” y aunque sabías que te invitó sencillamente como un accesorio más para alimentar su ego, fuiste de todas maneras. Porque eres un buen chico.

Porque los Chicos Buenos no reciben crédito cuando deberían. Y aun peor, ¡los Chicos Buenos no tiran tanto como deberían! Y me encantaría explicar de alguna manera lógica esta racha, pero no puedo. Por lo que sé, lo que he visto y lo que he aprendido, la única conclusión que puedo sacar de todo esto es que la mayoría de chicas son perras manipuladoras y totalmente ilógicas. Muchas de ellas dicen que quieren encontrar un buen chico, pero cuando se les presenta la oportunidad, salen con excusas irracionales y confusas del tipo “Ah, es que es demasiado bueno para mi,” “Es un lindo chico pero no es mi tipo” o la más frustrante “¡Ay, es que no quiero malograr nuestra amistad!” Pero aun así continúan quejándose de la falta de hombres buenos en la tierra. Lo lamento muchachos, pero las chicas están totalmente fuera de mi habilidad de comprensión. Es que no puedo entender donde es que la conexión se rompe entre “¡Quiero un buen chico!” y “¡Voy a tirarme a este imbécil que acabo de conocer!”.
Pero hay algo que si puedo decir, y es que el efecto “Nice guy finish last” no dura para siempre. Definitivamente hay chicas que maduran de esa cadencia ridícula y se dan cuenta que deberían estar con los chicos buenos, no tomarlos como mascotas. Lo jodido es, como siempre, encontrar a estas chicas… y peor todavía, encontrarlas solteras.

Así que, mientras encuentran a esas chicas, propongo un brindis por los chicos buenos. Ustedes saben quiénes son, y sé que están hartos de ser los eternos buenitos omnipresentes. Pero la verdad del asunto es que el mundo necesita de su paciencia en Ripley y Saga, de su caballerosidad de abrir puertas y ceder asientos, de sus servicios de vigilancia en fiestas y reuniones, de su propensión a ser unos idiotas a cambio de una linda sonrisa. Porque por todas las ridículas, locas, minúsculas y absurdas cosas que toleran, por todas las situaciones en donde son los héroes anónimos, todo el respeto, el reconocimiento y la gratitud infinita del mundo va para ustedes. Ustedes, Chicos Buenos, son el soporte de esta sociedad, y créanme, el día de su retribución está cerca.

Soundtrack: Devandra Banhart - Lover

Radionovela viernes, 3 de abril de 2009 |

La grave voz del locutor no pudo maquillar que al salir, ella cerró la puerta de un golpazo.

Seco. Sordo.

Un golpe que era un punto aparte en el cuento que habíamos perdido entre la madrugada y el comienzo de la radionovela. Un golpe que no era tanto a la puerta sino al corazón mismo. Un golpe como de martillo. Para cuando lo entendí, los protagonistas empezaban nuevamente la misma mecánica del castigo, el mismo baile de siempre evitándose de día y buscándose de noche con desesperación de ahogado.

Y es que sólo un hombre puede entender esa desesperación de condenado a la horca.

Me quedé ahí, en cama, sonriendo el rezago perezoso del último polvo entregado con violencia, con rabia asesina y sin respirar. Cuando se fue yo aún podía verla ahí, sentada sobre mí, moviendo sus caderas en círculos, ajustándolas con espasmos mientras, cabeza hacia atrás, arqueaba la espalda y gimoteaba entre manotazos de pelo lo que yo pensé era mi nombre, lo que yo quise pensar era mi último orgasmo con su apellido de soltera.

“… Perro. Sucio Perro…” –Dijo ella con ponzoña en la sonrisa y mi hombría en sus entrañas. De mi boca salió polvo y un gruñido estático que se perdió entre una pesada y dramática orquesta, mientras que él, el protagonista de la radionovela, hacía a su heroína el sum de su ergo.

Y el golpe ahora era un eco en mi pecho, repitiéndose ad infinitum mientras me hacía correr la  sangre más densa e iba perdiendo largo y ancho. Por un rato más me quedé ahí, acostado en el colchón aún húmedo de sexo y pena, tatuándome en las retinas su figura recortada contra la división de la cocina y el silencio lluvioso e inexorable del AM.

“Siempre es igual, enamorarse no nos ha llevado a ninguna parte. Yo te sigo viendo desde aquí, desde arriba, y entonces el chiste se pierde, y tú también te perderás y a mí sólo me quedarán las estrellas. ” – Gritó mientras le bajaba algo de volumen al radio. Siempre desde arriba, astronauta y Deus Ex Machina Ex Profesa y Extraordinaria, revolviéndonos a todos como piezas de mahjong, buscando parejas que armar para luego condenarlas al cajón de sastre de lo cotidiano. Y es que lo cotidiano le causa pavor, pero no la culpo. No la culpo y no voy a detenerla. Se irá como antes se ha ido, y yo fingiré una angustia wagneriana mientras en la radio los personajes de la novela se arrancan el pasado a tiras después de 10 años.

Esta vez tampoco volverá, no hoy al menos, y yo me quedaré nuevamente sin decirle que la quiero con locura, que su soledad me pesa en el alma y que no me creo su vocación de astronauta, porque en el espacio las heridas se abren solas…

Cuando me levanté de la cama, desnudo y arañado, la radionovela terminaba. La dulce heroína suspiraba después de la pregunta que le cambiaría la vida, pero no hubo respuesta. Las voces se despidieron y la pesada música se perdió, mezclándose con la transmisión de las noticias de las 11. En el mesón encontré sus llaves y su bufanda azul celeste. Las llaves las dejaré fuera para cuando quiera regresar. La bufanda me la quedo puesta para soñar con su olor.

Soundtrack: Astrud Gilberto - Manha de Carnaval

Mourning lunes, 31 de marzo de 2008 |

(O cómo dejé de preocuparme y empecé a amar las historias de perdedores)

Recuperé,
entre la condesa y Julio,
mi escaño de contertulio,
mi carné de fundador
de la mesa más redonda
de El Café de Nicanor.

Joaquín Sabina - El Café de Nicanor


Eventualmente uno deja de preocuparse. Deja de sentirlo y deja de protegerse. Abraza el desastre, el golpe. Y luego queda maltrecho y apaleado, lamiendose las heridas y reconstruyendo pasaje por pasaje los eventos para entender que pasó.

Sómos conductores suicidas. Vamos acelerando al precipio, sin entender muy bien por qué, sabiendo que al final nos quedaremos con gabardina y sombrero, con el pasaje comprado y la lluvia empapandonos hasta los huesos en la estación del tren. Pero aún así vamos con la confianza ciega de una vaca al matadero. Hasta dirían que nos gusta, que el fracaso nos llama con voz entrecortada de cobijas y medianoche. Que nos emborrachamos de tinto y tristeza para drogarnos con el almizcle de la miseria y la soledad. Es que la miseria ama la compañía, pero hasta en eso estamos perdidos, porque nuestra miseria es huraña y esquiva. En cada uno de esos lugares comunes uno nos encuentra siempre recortados e inmobiles contra el humo del cigarro, cabizbajos y congelados en un hopperianismo indiferente.

Perdemos. Lo sabemos y nuestras historias empiezan siempre con un Quizás Tal Vez y terminan con un Para La Próxima Será. Perdemos inmoralmente, increiblemente, inmortalmente. Con alevosía y ventaja, con cemento en las botas y agua en los pulmones. Perdemos y perderemos porque secretamente buscamos regresar sólos a casa en la noche de Año Nuevo. Perdemos y perderemos porque queremos que en nuestro album de bodas se renueve cada 3 años y que nuestra cuenta de ahorros se divida cada dos.

Sómos a los que siempre les quedará Paris, los que llegaron a Casablanca por las aguas termales, los que salieron a la guerra y prometieron que volverían, los que bajaron al infierno para mirar atrás en el último escalon. Los locos de los rulemanes, y las heftpistoles.

Y no lo lamentamos. No sómos las pequeñas comadrejas de nadie.

Soundtrack: La Buena Vida - Los Planetas

Blindsided sábado, 23 de febrero de 2008 |

Ugarte: You are a very cynical person, Rick, if you'll forgive me for saying so.
Rick: I forgive you.

Un amigo hace poco me dijo que el primer paso tiene que darse, siempre, imaginando que uno es Jude Law. Yo prefiero seguir dando todos los pasos de mi vida pensando que soy Humphrey Bogart en Casablanca.

Y ojo que no es tanto por el cinismo, o la actitud casposa frente a todo el mundo -amigos incluídos.- No es siquiera por la elegancia decandente de una década dorada.

El primero y el último de mis pasos lo doy como Humphrey Bogart en Casablanca, porque al final a mí también siempre me quedará París.
Y solamente París

Soundtrack: Modern English - I Melt With You

Big Bother martes, 19 de febrero de 2008 |

Veamos. Yo era un asocial confeso. Era de la clase de sujetos que siempre que iban al médico, preguntaban a cuanto la hora de eutanasia o de los que se echaban pedos en los buses para culpar a los niños. Era un crápula completo y me encantaba serlo porque sabía que en eso estaba mi revolución escondida. No era un kamikaze social, creo que muchos pueden dar fe que mi encanto de dinosaurio disecado me permitió llegar a sitios inimaginables (inclusive el interior de ciertas mujeres de antología.) Pero, he de aceptar, era la fascinación del rinoceronte viniendosele encima a uno lo que siempre encandiló sobre mi. Un cierto morbo de taxidermista humano, por decirlo de una manera que Derleth consideraría "poética hasta la podredumbre."

Mi revolución era hermosa. Que hermosa era mi revolución cuando era. Porque ya no es. Y la lloramos.

Un cierto día me dí cuenta que a falta de camisetas limpias, tenía camisas planchadas. Que lejos de encontrar bufandas de hilo, tenía corbatas de seda. Y mis viejos zapatos rojos son ahora descanzos para colocar mis mocasines de cuero.

Y de los trajes 3 piezas... de esos prefiero no hablar.

Entonces no hay más morrales, sino bolsos de cartero. No más llaveros de Jack Skellington, sino clips para correa. No más audífonos, sino clips para corbata. Mis lentes son de marco carey y los de mis anteojos oscuros empezaron a combinar con mi reloj o el dichoso clip. Y ahora hay 2 celulares y un PDA para marcarme el día.

Digan que me vendí. Digan que la revolución me trajo abajo. Digan que olvide la causa y los ideales. Hasta digan que se me acabo el fuego en la sangre y me sedujo el juego corporativo.

Yo sigo tirandome pedos en los buses y dejo que culpen a los niños. A ver si eso con eso tienen suficiente fuego de mi parte.

Soundtrack: Ataque 77 - Por que te vas

Inventario domingo, 2 de diciembre de 2007 |

Me quedo con las 4 noches de cielo sin luna. Con el silencio acusador. Con una misa de difuntos. Con cinco cigarros medio arrugados. Con 15 minutos de batería. Con dos noches de otoño. Con una ruta desierta. Con mis viejos zapatos de explorador. Con 3 heridas en la piel. Con el olor a mar. Con las flores del jardín.

Me quedo con un arañazo y con el colesterol. Con las maletas hechas. Con el futuro en la papelera. Quedate tu con el resto, que da lo mismo ya sin mí.

Sólo confio en esa mirada llena de agua y luz que es lo único que quiero camino a casa...

Soundtrack: Caramelos de cianuro - El último polvo

Notas al capítulo. martes, 23 de octubre de 2007 |

Amo mi país, pero no por las razones que los demás tienen. No me parece un país lindo, no me asombra su increíble pasado ni me siento privilegiado por el vale un perú. Pero tampoco me malinterprente, azuzado lector. No haré de esto una diatriba venenosa en contra de "la peruanidad" ni lo que cuernos sea que eso signifique para muchos. No, no. Amo mi país por la criollada, por la recursividad, porque de vez en cuando nos reventamos los vasos anales dando a luz algo como esto:


(perdonen la mala calidad, los celulares no son buenas cámaras)



Y entonces todo vale la pena acerca de nacer aquí. Gracias, BCP porque, por cosas así uno se siente grande al decir

"VARON ELEGANTE, APOYAME EN ESE SENTIDO"



Soundtrack: Marvin Gaye - Sexual Healing

Regresando con Meme viernes, 19 de octubre de 2007 |

Las pelotas, yo que quería escribir y ellos que quieren meme. La situación es bien fácil: Pones tu reproductor en Random, Shuffle o lo que sea, y le das play. El truco es responder las preguntas con la canción que salga, y darle next.

Gracias Fran por el cherry, pero ahì vamos:

- ¿cómo te decribes?

R. Mr. Pmosh - Plastilina mosh

- ¿Qué te gusta en una persona?

R. Closer - Nine Inch Nails (JAAAA!)

- ¿Cómo te sientes hoy?

R. The Drugs don't work - Richard Ashcroft

- ¿Cuál es tu propósito en la vida?

R. Welcome to the Black Parade - My Chemical Romance

- ¿Cuál es tu apodo?

R. Leaving on a Jet Plane - Me First and the Gimme Gimmes (Jaaa!)

- ¿Qué piensan tus amigos de ti?

R. Celos - Gotan project

- ¿Qué piensas de tus padres?

R. Not Your Savior - No use for a Name

- ¿En qué piensas muy a menudo?

R. Mi Confesión - Gotan Project

- ¿Qué es 2+2?

R. Belle and Sebastian - Belle and Sebastian

- ¿Qué piensas de tu mejor amigo?

R. Chega de Saudade - Caetano Veloso & Chico Buarque

- ¿Qué piensas de la persona que te gusta?

R. Morrissey - Leo García

- ¿Cuál es la historia de tu vida?

R. Hemorrhage - Fuel

- ¿Qué quieres ser de mayor?

R. Heroes - David Bowie

- ¿En qué piensas cuando ves a la persona que te gusta?

R. Cancer - My Chemical Romance

- ¿Qué bailarás en tu boda?

R. Every you Every me - Placebo

- ¿Qué tocarán en tu funeral?

R. Cut Here - The Cure (Que ficho)

- ¿Cuál es tu hobby?

R. Procedimientos para llegar a un común acuerdo - Pxndx

- ¿Cuál es tu mayor miedo?

R. No eres yo - Fobia

- ¿Cuál es tu mayor secreto?

R. Me quedo Aquí - Gustavo Cerati

- ¿Qué piensas de tus amigos?

R. Los Malaventurados No lloran - Pxndx

- ¿Qué opinas de este test?

R. Paranoid Android - Radiohead


M.

Soundtrack: David Bowie - Life on Mars

Insomnio miércoles, 27 de junio de 2007 |

No sé exactamente cómo, pero los insomnes son capaces de percibirse de alguna manera. Es una especie de cortesía profesional, de camaradería de gremio. Y es casi mejor así, porque los noctámbulos patológicos buscan una extraña compañía que sólo ellos se saben dar. Así, se evita irrumpir territorios, se respetan los reductos y cafecitos medio escondidos en los cuales asesinar la modorra. Es que el insomne conoce mejor que nadie ese espacio azul donde las pesadillas dejan colgar la cola y se tienden largas colas de viajantes poco frecuentes.

Pero no todo termina ahí. El desvelado conoce de tiempos, y aconseja cuando es que el cielo le pide a uno cambiar de tierra, o cuando es mejor dormir con la maleta a medio hacer. El insomne sabe que música va con cada hora, con cada ánimo, con cada respiro o recuerdo.

Y aún así prefiere su calculada soledad, su rebuscada libertad bajo peligro de extinción. Si se encontrase con otro de los suyos, cederá el paso y sonreirá tímido, olvidando sus talentos y comentando apenado lo frío del tiempo o lo bonito de la noche.

Y es mejor así, porque los noctámbulos patológicos busca una compañía que sólo ellos saben darse, de lejos y a cuentagotas.


Soundtrack: Morrissey - Hairdresser on fire

De regreso viernes, 27 de abril de 2007 |

Reorganizandonos. Lo mismo pero con otro color de pelo.

M.

mal·ad·just·ed (adj.)

1. Inadequately adjusted to the demands or stresses of daily living.
2. Emotionally unstable and having difficulty coping with personal relationships
3. Poorly adjusted.

... And now I know how Joan of Arc felt.