<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d1352095584779016173\x26blogName\x3dMaladjusted\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://errorvacui.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_PE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://errorvacui.blogspot.com/\x26vt\x3d4321540229517778908', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

About

"So, the life I have made may seem wrong to you. But who ask you anyway? It's my life to ruin, my own wreck..." Or the kind of stuff we said to justify ourselves.

Recent

"Of the life and times of His Royal Divided Persona during His earthly being, and of His return to more banal and simple affairs"

Archives

Un tributo miércoles, 11 de agosto de 2010 |

Este es un tributo para los Chicos Buenos. Aquellos que terminan últimos, que nunca son más que amigos y que soportan horas de lloriqueo y cojudeces acerca de lo idiotas que son los hombres, mientras prueban todo lo contrario aguantando. Esto está dedicado a aquellos que siempre ponen un hombro para llorar, pero que nunca reciben el abrazo completo. Para los que abren puertas y ceden asientos, y dan palmaditas en la espalda… y se sientan pacientemente fuera de los cambiadores de ropa en Ripley y Saga. Esto es en honor de los chicos que reiteradamente recuerdan lo lindas/hermosas/inteligentes/graciosas/sexis que son sus amigas en el momento adecuado, porque saben que la mayoría de chicas necesita esa incansable letanía. Esto es para los chicos con mentes abiertas, con actitudes relajadas, con preocupación verdadera. Esto va en honor de los chicos que respetan cada faceta de una chica: desde su vida privada hasta su teología o su forma de vestir.

Esto va para los chicos que acompañan a sus amigas a casa después de cada fiesta, sin tomar ventaja de la situación. Para los que van con sus amigas a bares y reuniones como guardaespaldas contra el resto de la idiota y babeante población masculina. Para los chicos que saben que una chica busca halagos desesperadamente, y aun así los dan sin reparos. Para los que siempre jugaron legalmente en un juego donde las reglas favorecen a los tramposos. Para los chicos lindos que nunca jamás terminan como novios. Porque ustedes son los menospreciados, los subestimados, los manipulados, los engañados e injustamente abandonados, les dedico esta nota.

Esto es por esa vez que te llenó de mensajes y timbrazos el celu, y cuando la llamaste, te dejó sin saldo desmenuzando las dos frases que el huevón de su novio le dijo cuando salieron. Y aunque sabías que su novio era realmente un huevón -y un imbécil-, le aseguraste que todo estaría bien, que no debía preocuparse por nada. Esto es por la vez que te interrumpió el mejor killing spree de HALO o COUNTER STRIKE de tu vida, porque se bajoneo al ver que en la foto que taggearon en facebook de su última juerguita en Aura –a la cual tu no fuiste… obvio- ella se vio gorda y horrible, aunque se le veía preciosa toda vestidita y maquillada; y tú, claro, apagaste tu juego para invitarle un café y alegrarle la vida un rato. Esto también es por ese fin que no consiguió con quien salir, y te arrastró a esa fiesta donde no conocías a nadie, no había nada de trago y ella coqueteo descaradamente contigo para luego decirle a todo el mundo “¡nada que VER! ¡SI SOMOS PATAZAS!” y aunque sabías que te invitó sencillamente como un accesorio más para alimentar su ego, fuiste de todas maneras. Porque eres un buen chico.

Porque los Chicos Buenos no reciben crédito cuando deberían. Y aun peor, ¡los Chicos Buenos no tiran tanto como deberían! Y me encantaría explicar de alguna manera lógica esta racha, pero no puedo. Por lo que sé, lo que he visto y lo que he aprendido, la única conclusión que puedo sacar de todo esto es que la mayoría de chicas son perras manipuladoras y totalmente ilógicas. Muchas de ellas dicen que quieren encontrar un buen chico, pero cuando se les presenta la oportunidad, salen con excusas irracionales y confusas del tipo “Ah, es que es demasiado bueno para mi,” “Es un lindo chico pero no es mi tipo” o la más frustrante “¡Ay, es que no quiero malograr nuestra amistad!” Pero aun así continúan quejándose de la falta de hombres buenos en la tierra. Lo lamento muchachos, pero las chicas están totalmente fuera de mi habilidad de comprensión. Es que no puedo entender donde es que la conexión se rompe entre “¡Quiero un buen chico!” y “¡Voy a tirarme a este imbécil que acabo de conocer!”.
Pero hay algo que si puedo decir, y es que el efecto “Nice guy finish last” no dura para siempre. Definitivamente hay chicas que maduran de esa cadencia ridícula y se dan cuenta que deberían estar con los chicos buenos, no tomarlos como mascotas. Lo jodido es, como siempre, encontrar a estas chicas… y peor todavía, encontrarlas solteras.

Así que, mientras encuentran a esas chicas, propongo un brindis por los chicos buenos. Ustedes saben quiénes son, y sé que están hartos de ser los eternos buenitos omnipresentes. Pero la verdad del asunto es que el mundo necesita de su paciencia en Ripley y Saga, de su caballerosidad de abrir puertas y ceder asientos, de sus servicios de vigilancia en fiestas y reuniones, de su propensión a ser unos idiotas a cambio de una linda sonrisa. Porque por todas las ridículas, locas, minúsculas y absurdas cosas que toleran, por todas las situaciones en donde son los héroes anónimos, todo el respeto, el reconocimiento y la gratitud infinita del mundo va para ustedes. Ustedes, Chicos Buenos, son el soporte de esta sociedad, y créanme, el día de su retribución está cerca.

Soundtrack: Devandra Banhart - Lover